Inmuebles en la Costa Azul: no se espera una crisis en breve

Home / Inmuebles en la Costa Azul: no se espera una crisis en breve
Inmuebles en la Costa Azul: no se espera una crisis en breve

propiedad en la riviera francesaLos bancos franceses aprendieron por las malas a principios de los noventa. Especulación, hipotecas de bajo coste, prestatarios dudosos y un mercado en auge....¿les resulta familiar? El mercado tardó años en recuperarse, pero lo hizo. Con cicatrices, pero intacto, el sector bancario endureció su normativa interna y el Gobierno francés estableció una legislación para proteger al comprador del sobreendeudamiento y responsabilizar a los bancos. El resultado es que mientras el resto del mundo optó por la vía del dinero fácil en los préstamos de alto riesgo, los bancos franceses mantuvieron su control sobre el mercado de préstamos francés. El resultado es una economía basada en el sector inmobiliario relativamente estable, con escasa devaluación en los niveles de precios inferiores y medios del mercado para las propiedades que entran dentro de lo que puede describirse como "no poco común". La Costa Azul cuenta con un potencial de desarrollo limitado, una estricta normativa urbanística y todas las ventajas de un bello paisaje, un estilo de vida sofisticado, estabilidad política y social, además de un clima benigno. No es de extrañar, pues, que en tiempos de crisis "cuando las cosas se ponen difíciles", los duros acudan a la Costa AzulLa demanda de propiedades poco comunes supera la oferta. Debido a que la demanda de propiedades poco comunes supera la oferta, las villas situadas en posiciones destacadas, con amplios terrenos ajardinados y sofisticados detalles de lujo, mantienen sus niveles de precios y se benefician de incrementos de valor muy por encima tanto de la inflación como de los actuales niveles de interés. La región es sinónimo de arquitectura provenzal. Puede variar entre la antigua granja de piedra en venta en el campo a los modernos estilos mediterráneos que se encuentran en otros países vecinos. Más raras son las casas clásicas de la fabulosa Belle Époque de principios del siglo XX. Igualmente raras, pero cada vez más disponibles, son las elegantes casas contemporáneas, ausentes del mercado durante tanto tiempo, con grandes puertas correderas que dan a vastas terrazas, volúmenes amplios y luminosos, detalles ultramodernos y la sutil combinación de cristal, piedra, acero inoxidable, hierro forjado, cerámica y madera. Una propiedad excepcional que responde a esta descripción se encuentra en Cannes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.